13
mar

Una actriz norteamericana lucha en los tribunales contra Google para que retire de Youtube un vídeo en el que se utilizó su imagen sin su consentimiento para un cortometraje que critica a Mahoma y el islam.

¿Qué pasaría si usted es una actriz y graba unas imágenes para un cortometraje cediendo los derechos de explotación de su imagen en el film a la productora? En principio, nada fuera de lo normal en un contrato muy habitual en la industria cinematográfica. Pero, ¿y si finalmente su imagen se usara para otra película que usted desconociera y, como consecuencia, recibiera amenazas de muerte? Este caso se ha dado en Estados Unidos y está sembrando mucha polémica por la derivadas de asunto.

La actriz californiana Cindy Lee García ha demandado a Google para que elimine una película colgada en Youtube. La particularidad es que la actriz fue contratada para realizar un pequeño papel en una película que finalmente no llegó a terminarse y, en su lugar, el productor utilizó parte de su interpretación, de cinco segundos de duración, para incluirla en una película titulada Innocence of Muslims, una crítica del islamismo y donde se doblaba a la actriz hablando sobre la posible pederastia de Mahoma. La película fue difundida en Youtube y ocasionó protestas y  significativas revueltas en distintos países árabes. De hecho, la actriz recibió múltiples amenazas de muerte por su participación en la grabación consideraban blasfema al profeta. El litigio resultante ha generado mucha controversia, e incluso el propio presidente Obama y otros líderes mundiales habían pedido a Google su retirada de Youtube, pero éste lo había rechazado alegando que equivaldría a una censura del gobierno y que violaría las protección de libertad de expresión.

Apelaciones

En un primer fallo, la corte del distrito denegó la solicitud de la actriz de medidas cautelares contra Google para que el vídeo fuera retirado; posteriormente apeló la decisión, que fue revocada en segunda instancia; y actualmente la decisión está en manos de un panel de 11 jueces de la Corte del 9º Circuito de Apelaciones. El resultado final puede significar que se pase a carecer de los acuerdos legales sofisticados entre actores y productores que han sido durante años un elemento básico de la industria de medios en EEUU.

Alejandro Touriño, socio del bufete  ECIJA, cree que “si la actriz hubiese conocido la finalidad de las imágenes, su acción no tendrá sentido, porque habría firmado un con-trato cediendo los derechos de propiedad intelectual sobre su interpretación y los de imagen sobre su persona, pero si no lo sabía –como parece–, existiría un vicio en el consentimiento. De este modo, la productora que estuviese explotando las imágenes le estaría haciendo sin el preceptivo consentimiento”. Los abogados de Cuatrecasas, Gonçalves Pereira Albert Agustinoy y Jorge Monclús afirman que en EEUU “se producen paradojas en algunos derechos y hay menos protección en los derechos de autor vinculados al intérprete en la explotación de obras cinematográficas. En España –como en Europa–, existen los derechos morales en la ley de propiedad intelectual, que implica que la obra no puede usarse para perjudicar el buen nombre del afectado”.

Enlace al reportaje original publicado en Expansión ed. impresa: ‘Cuando el abuso de tu imagen implica amenzas de muerte’

Deja una respuesta